“Ahora lo que necesito es irlo a enterrar”. Testimonio de una madre cubana cuyo hijo enfermo falleció en Estados Unidos

“Se nos murió solo en el hospital”, se lamenta Elsa Meneses, entre lágrimas, frente a la Embajada de Estados Unidos en Cuba. Su hijo enfermó hace tres meses y, como es lógico, trató de buscar el apoyo de su familia. Ellos movieron cielo y tierra tratando de viajar hacia el norte para prestarle ayuda. Sin embargo, los pedidos de visa humanitaria encontraron oídos sordos en el centro de la diplomacia estadounidense en la Isla.

“Él no tiene familia allá”, refiere otra hija de Elsa, Odalys Guerrero Meneses. “Yo suplico, imploro… mi hermano se está muriendo ꟷrecuerda decirle a quienes caminaban por el otro lado de la altísima reja del centro consularꟷ Lo que hacían era jugar con uno”, relata.

En todo este tiempo no han recibido respuestas de la Embajada, salvo lapidarias negativas e indiferencia. ¿Dónde está el respeto a los derechos humanos, la búsqueda del bienestar del pueblo cubano, que tanto proclaman en el mundo?

Ahora su hijo, su hermano, está muerto.

“Solo queremos ir, enterrarlo y virar. (…) No nos atiende nadie”, grita la anciana de más de 80 años. Tristeza y dolor, ese es el saldo de la política estadounidense hacia Cuba. Son las familias cubanas, precisamente, las más dañadas por la manipulación del tema migratorio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s