A nombre de algunos fieles, hicieron llegar carta al Presidente de la Conferencia Episcopal Cubana

“La Habana, 7 de enero del 2021”.

A la autoridad eclesiástica competente: Con el mayor respeto me dirijo a usted, para compartir la perplejidad e insatisfacción de algunos católicos como yo que hemos constatado dolorosamente como un grupo de sacerdotes católicos jóvenes hacen en las redes sociales una serie de declaraciones políticas al amparo del pulpito religioso, reiteradas y sin la menor intervención de la autoridad eclesiástica.

Da pena y nos cuestionamos nuestra FE, somos católicos que vamos por la sexta década de vida, proveniente de familias humildes y que siempre hemos confiado en la iglesia, al menos hasta hoy.

En lo personal pienso en mi madre, que en paz descanse, quien me transmitió siempre el amor a dios y en la esperanza del señor; en el padre Argueso, quien le llevaba todos los viernes la comunión en el proceso de su enfermedad, y después el Padre Pepe recientemente fallecido de Letrán.

Me pregunto, que ha cambiado tanto de la iglesia cuando escucho la homilía del Padre Pérez Soto que arenga al pueblo católico, hace una exhortación a la desobediencia civil, califica de tirano al Presidente del país, que decepción dios mío, sentimos miedo, jamás oí esta clase de improperios y juicios temerarios de manera tan tajante.

No sé si hemos perdido el camino; no hace mucho se comentaba en la iglesia con preocupación el video de otro Padre camagüeyano Rolando Montes de Oca con declaraciones similares y de un tal Alberto Reyes y Keny Fernández que califica de Herodes asesino de niños al propio presidente así como incita a la rebelión y amenaza a los católicos de pecar de complicidad.

Estos han lanzado a la iglesia católica de Cuba a un descredito y cuestionamientos al utilizar palabras tan vulgares, jamás el Cardenal Jaime Ortega hubiese permitido esa insubordinación peligrosa de curas.Como católicos, al margen del cuestionamiento de si los enunciados que pronuncian son exactos o inexactos exigimos poner freno a esta ola de políticos vestidos con ornamentos sacerdotales que perjudican y confunden a los católicos de buena voluntad.

La iglesia es solamente la anunciadora de la Verdad del Evangelio de Jesucristo.Todos acordamos el anonimato, por represarías que Pérez Soto y Montes de Oca han asumido con algunos feligreses por pensar diferente y no compartir las formas; creemos en Dios y en nuestro Señor Jesucristo y con todo respeto cuestionamos nuestra permanencia en la iglesia, desde nuestras casas seguiremos iluminándonos.

Desearíamos que el Papa Francisco conociera de estos argumentos y nos perdone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s