Alertan sobre sin vergüenza y sin verdades en las redes sociales

💥💥👉SIN VERGÜENZA Y SIN VERDADES

En la fauna de la contrarrevolución anticubana es denomimador común ser mentiroso o manipulador. Si no se cumple este requisito fracasan en el negocio.

Pero después de la mentira y la manipulación hay una línea divisoria que abre camino a las fantasías y la expresión novelada de una realidad que quisieran pero no es. Ahí, en este segmento clasifica un irrisorio personaje conocido como Ignacio Gimenez Cuba.

Su hobby, irrespetuoso con la comunidad virtual y las reglas de las plataformas digitales emplea, es propagar las más absurdas e inverosímiles informaciones sobre los dirigentes cubanos y sus familiares.

Millones de personas sensatas y medianamente informadas se percatan al instante de los desvaríos de este espécimen y lo rechazan. Otros, acéfalos, le creen a la primera sin más. Algunos saben que es absurdo lo que dice, pero por tal de atacar a Cuba les vale cualquier cosa y le siguen el juego.

Sin embargo, no pocos líderes de opinión que en sus inicios daban crédito a sus infundios, han dejado de hacerlo porque el desparpajo de lo que dice es tal, que los compromete ante su audiencia.

El sentido común desbarata sus ‘deliriums tremens’, pero no lo quiero dejar ahí.

Influencers de Miami, como Otaola Casals, que odian en extremo a Cuba y para quien las novelas que se monta este hombre le servirían de mucho, ha llegado a cuestionar públicamente sus dichos, pero no así sin más, sino buscando fuentes para verificar las informaciones que inventa.

Veamos un recuento de sus más emblemáticas fantasías, que se vinculan especialmente con la compañera Lis Cuesta Peraza, esposa del Presidente de la República de Cuba, a quien ataca continuamente para así atacar a la máxima figura del poder Ejecutivo en nuestro país.

✔Dijo que Lis Cuesta era cliente y tenía cuentas millonarias en bancos españoles. El bulo se desmintió cuando los respectivos bancos negaron tal afirmación.

✔ Dijo que Lis Cuesta, en medio de la pandemia y cuarentena en Cuba, viajó a España y armó un escándalo en la calle porque no la dejaron entrar a una tienda de la cadena Carolina Herrera. En tiempos de celulares y cámaras al alcance de todos, no fue capaz de mostrar una sola imagen del altercado. Pero era imposible que lo hiciera. La gerente de dicha cadena de tiendas desmintió tal escándalo y ni siquiera la mencionada visita. La compañera Lis Cuesta jamás había viajado a España.

✔Más reciente se inventó que el hijo de Lis Cuesta estudia hace años en la academia militar de West Point, en EEUU e intentando probarlo se evidenció aún más como el mentiroso desvergonzado que es. Puso una foto de un joven con muy lejano parecido físico, lo que provocó una avalancha de comentarios denunciando que ni remotamente era el hijo de la mencionada compañera, quien además vive y trabaja en Cuba, de lo cual existen pruebas interminables.

No quiero atiborrarlos con más ejemplos, pero así es cada uno de sus infundios, hasta el más reciente que se inventó contra el Presidente cubano, que solo mencionarlo es seguir el juego a su mente enferma.

Aunque promete pruebas, nunca ha presentado una sola, nada que compruebe ni una palabra de lo que dice. Él, en sí mismo, no es ni siquiera una fuente legítima de información.

Con pasmoso descaro se inventa número de cuentas bancarias, amigos fantasmas que le cuentan cosas o situaciones dignas de cualquier novela o serie de TV.

Como se puede apreciar, su ángulo de ficción no es la economía o el transporte en Cuba, es precisamente la vida privada de los dirigentes. ¿Se quiere algo que despierte más interés o atención en cualquier audiencia que esto?

Lo tiene bien calculado. Ha escogido para sus fantasías un tema que alimenta un morbo informacional de no pocas personas. Pero no lo hace por amor al arte. Ha creado plataforma en redes sociales, buscando público que es lo mismo que buscar dinero fácil.

Antes usaba su página de Facebook, pero ante el auge de las transmisiones en streaming por Youtube, y que esta plataforma monetiza mejor y más fácil, trasladó recientemente sus novelas hacia allí.

Al final es facilísimo sentarse frente a una cámara y lanzarle cualquier cosa que te pase por la mente en ese momento. Sabe que habrá acéfalos que le dan crédito y oportunistas que lo repliquen. En ambos tiene dinero seguro, pero sucio.

Él, sinvergüenza como es, se burla de una audiencia y no siente pudor alguno de ganar dinero a costa de la mentira evidente, del irrespeto al público y de la difamación continua de personas de bien.

En el ocaso de su vida como está, se irá de este mundo como un hombre sin vergüenza y sin verdades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s