Las 50 sombras de Milanés (Mas Oscuras)

Los artistas suelen ser personas con grandes y profundos sentimientos. Muchas veces son como niños, que necesitan de personas siempre a su lado que los guíen en la aventura de la vida.

Nuestra protagonista no está exenta de eso, fundamentalmente por estar bajo la sombra de un apellido de reconocimiento y gozar de cualidades favorables como mujer cubana, por lo que siempre necesita explorar disimiles experiencias tanto en lo artístico como en lo amoroso.

Como bien relatamos en el primer artículo, su gran representante es Alejandro Gutiérrez Morales, quien ha sabido guiarla soportando las muchas “aventuras”.

En la última travesía de la interprete, previa a su aniversario de relación, según amistades cercanas a la pareja, fue sorprendida como una niña chiquita con un juguete en una travesura, lo que se convirtió en la gota que derramaría el vaso.

Su representante reaccionó con cólera y, según criterios de las amistades, Gutiérrez Morales entró en una metamorfosis e intento embestir su furia contra nuestra “Anastasia”.

Eso motivó a que la gran artista de la cancionìstica cubana, huyera de su agresor envuelta en lágrimas en busca de hombros “amigas”. Esas lágrimas, según sus mismas palabras, reflejaron el miedo por su vida, pues conoce el temperamento explosivo de Alejandro.

Continuará….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s